fbpx

Pequeñas grandes cosas que hacen feliz a tu Beagle

Pequeñas grandes cosas que hacen feliz a vuestro Beagle.

 

beagle.jpg

 

Si queréis a vuestro orejotas y sois dueños responsables, seguro que os preocupáis por cuidarle bien y darle lo mejor. Desde Palabra de Beagle creemos que para hacer feliz a vuestro perro, sobre todo, debéis prestarle la debida atención, respetar su naturaleza y demostrarle cuanto os importa.

Lo mejor de todo es que, para lograrlo, no tenéis que gastar dinero. A los animales no nos importan las cosas materiales. Sólo necesitamos que invirtáis tiempo y ganas y ya veréis los buenos resultados que podéis obtener.

 

    1. Demostradle cuánto le queréis.

 

A los Beagles (y a todos los perris) nos encanta que nos mimen. Así que no perdáis oportunidad de acariciarnos y decirnos palabras cariñosas. ¿No os encanta acariciar nuestras preciosas, suaves y enormes orejotas? Pues a nosotros nos encanta que lo hagáis. Y también adoramos que nos digáis cosas bonitas y palabras cariñosas al oído y con voz suave (también tenemos nuestros momentos románticos).

Y, por supuesto, no hay que olvidar nuestro buen comportamiento. Aunque seamos un poco trastos, también salchichas.jpgsabemos portarnos bien y, para saber que estáis orgullosos de lo bien que nos hemos portado, no hay mejor manera que demostrarlo con felicitaciones y alguna que otra “chuche” adecuada para nosotros. Tened en cuenta que el refuerzo positivo es la mejor manera de educar a cualquier mascota y que ésta se sienta feliz.

 

   2. No lo Humanicéis.

 

Darle lo mejor a un perro no significa convertirlo en una persona. Humanizar en exceso a una mascota puede ocasionarle problemas de salud y de comportamiento. Y os aseguro que eso no nos hace felices.

esmalte-de-unas-para-perros.jpgNo nos pongáis vestiditos a la moda como si fuéramos bebés, porque no nos gusta y nos sentimos incómodos y ridículos.

No uséis vuestros productos de aseo en nosotros. Hay un montón de productos diseñados especialmente para nosotros como champús, colonias, acondicionadores de pelo, etc. que son mucho mejores y más seguros para nosotros.

No nos tiñáis el pelo, ni nos pintéis las uñas. Ya tenemos un pelo precioso y natural, aunque seamos viejitos y tengamos canas. Y pintar nuestras uñas no es lo más recomendable del mundo. Y, ¡tampoco lo más imprescindible! Para empezar, la belleza natural de vuestra mascota es insuperable; ¡no necesitamos de ningún esmalte en nuestras uñas para vernos mejor!

 

   3. Respetad nuestra naturaleza.

 

Si queréis que seamos felices, debéis dejarnos ser perros y aceptar ciertas conductas que os pueden parecer extrañas o normales, pero que son normales para nosotros y forman parte de nuestra naturaleza canina.

Permitid que exploremos el mundo con nuestro maravilloso olfato y dejadnos oler la basura, porque somos Beagles y nos encanta cotillearlo todo.

Dejadnos socializar y jugar con otros perris. Ya sabéis que los Beagles somos muy sociables y necesitamos relacionarnos con otros canes, ya sean de nuestra raza o no.

No nos regañéis cuando olisqueemos las “partes nobles” de otros peludos, es nuestra manera de reconocernos y saludarnos.

Aprended a interpretar nuestro lenguaje corporal. ¿Hay algo más expresivo que un Beagle? Si es que lo decimos todo con la mirada, los gestos y nuestras adorables caritas.

 

   4. Ponednos reglas, pero sin contradeciros.

 

Querer no significa consentir caprichos ni malos comportamientos. Ser unos consentidos no nos hará más felices. Y eso vale tanto para personas como para animales. Todos los miembros de una familia necesitamos seguir ciertas reglas para que la convivencia sea posible. Pero esas reglas han de ser claras y todos los miembros humanos debéis poneros de acuerdo para no confundirnos con argumentos diferentes.

 

   5. Jugad con nosotros todo lo que podáis.

 

Ya sea dentro o fuera de casa, reservaos un buen rato para jugar con vuestro orejotas. ¿Recordáis lo de Yo soy el ladrón y tú el poli? (Nuestro post “12 Cosas que sólo el que convive con un Beagle puede saber”. Pues ese es uno de los juegos que más nos gusta, aunque no hay que hacerle ascos a traeros una y otra vez la pelota que vosotros nos tiráis.

Khela.jpgAdemás, podéis aprovechar para hacer ejercicio, que seguro que os viene bien.Aprovechad también para estimular nuestra inteligencia con distintos juegos. Y, siempre que podáis, sorpréndenos con nuevos juguetes que podéis elaborar vosotr@s mism@s con elementos que estén disponibles en el hogar. ¡Si nosotros nos entretenemos con cualquier cosita! O también podéis comprar alguna cosita aquí.

 

 

 

   6. Pasad más tiempo con vuestro perro.

 

Para nosotros, nuestros humanos sois los seres más especiales que existen, os adoramos por encima de todo

(bueno, quizá a la par que a la comida, jeje)  y puede que pasar un día entero con vosotros signifique el día perfecto porque ansiamos vuestra compañía y nunca nos cansamos de estar con vosotros. Así que intentad pasar más tiempo con vuestros orejotas, también os ayudará a mejorar vuestra relación y a unir lazos.

 

   

7. Aprended a ser felices con vuestros peludos.

 

Como ya os habréis dado cuenta, los perros sabemos que la felicidad se encuentra en las pequeñas cosas cotidianas que ofrece la vida. Así que aprended de vuestros orejotas y compartid tiempo de calidad con ellos. Seguro que os olvidaréis por un buen rato de las preocupaciones diarias, os libraréis del estrés y, sobre todo, os sentiréis más felices, tanto vosotros como vuestros perros.

 

Y, como siempre, si os ha gustado este post, podéis compartirlo y seguirnos en las redes sociales.
Besos y lametones,

Khela the Beagle

 

Deja un comentario

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.