fbpx

Nunca debéis dejar suelto a vuestro Beagle

beagles-corriendo.jpg

Nunca dejéis suelto a vuestro Beagle
Ya he hablado anteriormente de la conveniencia de pasear a vuestro perro con correa, ya que son muchos los problemas que podéis evitar, y que nunca debéis dejar suelto a vuestro Beagle o podéis llevaros un gran disgusto. Sé que algunos de vosotros lo hacéis, pero a mi nunca me dejan suelta. Y hacen bien.
Hoy voy a contaros algo que nos ha pasado hoy mismo y que podéis evitar si seguís nuestro consejo.
Esta misma mañana estaba con mis papis en casa cuando llamaron al telefonillo. Mami preguntó quién era y resultó ser una señora que vive por aquí cerca. La señora le dijo a Mami:
-Hemos encontrado a tu Beagle!!!
A lo que ella respondió:
-No puede ser, mi Beagle está aquí con nosotros.
Así que salió a la calle a ver qué pasaba y yo la acompañé, claro. No iba a dejar a mi curiosidad sin respuestas.
Aquella señora no estaba sola, le acompañaba un chico joven con una cachorra de Beagle preciosa en sus brazos. Resulta que el chico se había encontrado a la cachorra solita por la calle, preguntó a la señora si sabía de quién podía ser y, como soy la única Beagle que vive en la urba, pensó que era yo la que me había perdido.
Pero esa perrita me era familiar. No suelo encontrarme con muchos Beagles por la calle y sabía que la había visto antes.
Sí, ya había visto a esa preciosa cachorra paseando con sus “Papis humanos”, aunque con correa. Pero no tenía ni idea de quiénes eran ni dónde vivían, así que no sabía cómo podía contactar con su familia, que seguro estarían buscándola como locos.
Al chico que la encontró se le ocurrió llamar a Policía Local para que intentaran localizarles y eso hizo. Pero la policía le dijo que no podían venir hasta por la tarde. ¿Os lo podéis creer? ¿Una pobre perrita perdida y ellos no podían venir? Seguro que si se tratara de multar a alguien hubieran llegado en seguida.
Así que, ya que el chico y la señora, como es lógico, tenían cosas que hacer, mis papis decidieron que la perrita se quedara en casa mientras llegaba la policía. Y así se hizo.
Era una perrita tan simpática y juguetona, que lo pasamos genial. Estuvimos jugando durante horas y el tiempo se nos pasó volando.

Hasta que por fin llegaron para llevársela. Miraron si llevaba puesto el chip y la subieron en una furgoneta. Yo me quedé muy triste porque, a pesar del poco tiempo que pasamos justas, nos habíamos hecho muy buenas amigas. Y es que los perros somos así. Pero me alegré mucho al escuchar que, al tener el chip, en cuanto llegaran a donde tenían el ordenador con los datos de todos los humanos que tienen perros registrados, llamarían a su familia para que la recuperasen.
Nos quedamos tranquilos sabiendo que muy pronto estaría de nuevo a salvo en su casa con sus humanos. ¿Pero qué habría pasado si aquel chico tan amable no la hubiera cogido? ¿Y qué sería de ella si la señora no hubiera llamado a nuestra puerta porque pensaba que se podía tratar de mí?
¿Sabéis que somos una de las razas más deseadas? ¿Conocéis las atrocidades que podrían hacer con nosotros si caemos en malas manos?
Así que, por favor, aunque ya lo hayáis hecho otras veces y no nunca haya pasado nada, a pesar de que otras personas que también tienen Beagles os digan que ellos los sueltan y no tienen ningún problema, incluso si os dicen que sólo es cuestión de educarnos correctamente para que volvamos cuando nos llamen. Yo, que soy un Beagle, os digo que es arriesgarse mucho.
A los Beagles nos encanta correr libremente por el campo, jugar sueltos por la arena de la playa, dejarnos llevar por nuestro olfato e inspeccionar todo lo que nos rodea. Pero esa es precisamente la razón por la que no debéis soltarnos nunca. Nuestro increíble olfato nos puede llevar a recorrer kilómetros detrás de algún rastro interesante y olvidarnos de todo. Recordad siempre que somos perros de caza y que nuestra raza está considerada como la tercera con mejor olfato en el mundo canino.

Y ya sabéis, no os perdáis el siguiente post y mientras tanto podéis compartirlo, dejar un comentario o suscribiros a mi blog. Y seguirme en Facebook e Instagram, claro.

Besos y lametones

Khela the Beagle Khela

5 comentarios en “Nunca debéis dejar suelto a vuestro Beagle

  1. Completamente de acuerdo, yo tambien tengo una beagle (6años), la rescatamos de un laboratorio donde hacian toda clase de pruebas con esta raza. Pero si es verdad que cuando vamos a la montaña la dejamos suelta ( lleva un GPS en el collar) y a parte tengo un setter ingles que cuando ella se aleja va a buscarla .Pero si es verdad que no hay que dejarlos sueltos son muy curiosos y se pueden perder facilmente.

    • Gracias por tu comentario, María. Yo escribo siempre desde mi experiencia y ésta me dice de no soltarlos, aunque hay muchas personas que sí lo hacen y dicen que no pasa nada. Pero como tú bien dices, son muy curiosos y se pueden perder fácilmente. Por cierto, muy buena idea lo del GPS en el collar y tener otro perro que vaya a buscarla. Y qué bonito haberla rescatado de un laboratorio. Enhorabuena!

  2. Buenas, soy Rosa y mi Beagle Swing, fue rescatado lo encontramos perdido en la montaña hace 5 años y después de unos 4 meses de tenerlo en adopción por si lo reclamaban decidimos que se quedara con nosotros y el otro perro que tenemos,mi experiencia es que después de varios sustos la misma que dices , no soltarle en la montaña y según que sitios tenemos una cuerda de 10 metros para que pueda correr y explorar , se ha perdido varias veces y hemos pasado horas muy angustiosas, le tenemos motivado y corre y juega suelto en parques caninos cerrados . paseamos mucho pero siempre cerca de sus papis y hermanito can.

    • Hola Rosa y Swing. Os conocemos de Beagle Málaga. Nos alegra muchísimo que compartáis vuestras experiencias con nosotros. Lo de la cuerda larga es una gran idea, nosotros hacemos igual con Khela y nos evitamos sustos innecesarios. Un saludo de Khela y Alicia.

  3. Buenas! Es cierto que es un riesgo dejar a nuestros orejitas sueltos, pero nosotros tras casi dos años saliendo con correa la estamos soltando.
    Antes de empezar a soltarla donde siempre salimos (paseo marítimo de Málaga) empezamos yendo a la desembocadura del Guadalhorce (está muy bien acondicionada para hacer todo tipo de deportes y no hay carreteras cerca) y cuando vimos que estaba preparada la empezamos a dejar. El cambio no ha podido ser más radical, llega a casa cansada (nosotros vamos paseando pero ella va de aquí para allá y llevamos un palo que le encanta para tirárselo y ella lo recoge y lo trae). Antes cuando llegábamos a casa después de hora y media de paseo pedía juego, ahora también, pero mucho menos y en nada se tumba en el sofá y se queda relajada.
    Además está feliz, nos vamos encontrando con otros perros y juegan sin ataduras.
    No sé en otras ciudades pero aquí se multa si van sueltos y nosotros hemos llegado a la conclusión de arriesgarnos porque la vemos tan feliz que no vamos a dejar de hacerlo.

Deja un comentario

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.