fbpx

Diferencias entre la castración y la esterilización y sus ventajas.

Diferencias entre la castración y la esterilización y sus ventajas.

 

beagle.jpg

 

A veces los humanos no tenéis muy claro la diferencia entre castrar o esterilizar a vuestra mascota, pudiendo incluso confundir los términos. Por eso, desde Palabra de Beagle queremos ayudaros a entender cuáles son las diferencias entre castrar y esterilizar a vuestra mascota.

 

 

Castración de un perro.

 

Cuando hablamos de castración estamos haciendo referencia a una extirpación. Es decir, se extirpan, con técnicas quirúrgicas, las glándulas sexuales de vuestra mascota. En el caso de los machos, los testículos, de esta manera se consigue la ausencia de actividad sexual. Se trata de un proceso irreversible.

 

Ventajas:

 

Inhibe al macho del deseo sexual y evita los conflictos asociados.

Disminuye la posible dominancia del perro al cesar la producción de testosterona.

Disminuye la probabilidad de enfermedades de próstata.

Es más fácil socializar y educar a los perros al ser más mansos.

Se llevan mejor con otras mascotas.

Ayuda en el tratamiento de determinados tipos de agresividad, es decir reduce la combatividad frente a otros perros y resultan más fáciles de educar, pero son igual de cariñosos, juguetones y tienen el mismo buen carácter que antes de la operación.

 

Castración de una hembra.

 

La castración de una perra es una cirugía delicada que solamente puede realizarla un veterinario. Existen en las hembras dos modalidades de castración. La primera se llama ovariectomía y consiste en extraer ambos ovarios de la perra. La segunda se denomina ovariohisterectomía, y se trata de extirpar los ovarios y el útero.

La castración conlleva ciertos cambios hormonales que conducen a una mayor tendencia al sobrepeso, debido a que el ritmo del metabolismo disminuye y aumenta el apetito del perro. Sin embargo, con una alimentación adecuada no tiene por qué suponer un problema. Hay soluciones como al aporte de alimentos menos calóricos y al aumento de actividad del perro, para compensar el aumento de peso.

Ventajas:

 

Al no producir hormonas desaparece el celo de las hembras.

Previene el cáncer de mamas y los tumores en los órganos reproductores.

Amansa el carácter.

Los machos suelen recuperarse completamente en 1 semana, mientras que las hembras pueden tardar hasta 2 semanas en recuperarse totalmente.

 

Esterilizar a un perro.

 

La esterilización es una modalidad quirúrgica menos invasiva que la castración. Sin embargo, solo pueden practicarla los veterinarios. Consiste en seccionar los conductos seminíferos (son las conducciones que conectan los testículos con el pene).

Ventajas:

 

Es menos invasiva que la castración.

La recuperación es más rápida.

Disminuye la posibilidad de enfermedades prostáticas.

 

Esterilizar a una perra.

 

La esterilización de una perra consiste en la ligadura de las trompas de Falopio (los ovioductos). Pero no elimina la producción de hormonas, ni el deseo sexual de los perros hacia la hembra, ya que su olor los seguirá atrayendo. Su finalidad es evitar definitivamente la reproducción y el celo del animal. Pero la actividad sexual se mantiene intacta. Además, no modifica su carácter si se trata de una hembra dominante.

Ventajas:

 

Cirugía menos invasiva.

Recuperación más rápida.

Disminuye la posibilidad de enfermedades de útero, ovarios y tumores mamarios.

La recuperación de la intervención quirúrgica es rápida. En el caso de los machos, la convalecencia dura tres días y en el de las hembras una semana. Hay que tener en cuenta que la intervención no implica riesgo para la vida del perro y se puede practicar a cualquier edad. Además, no conlleva contraindicaciones o secuelas.

 

Conclusión.

Ahora que ya sabéis un poco más sobre las diferencias entre castrar y esterilizar a un perro, os toca elegir correctamente.

Para decidir entre castración y esterilización es importante valorar el carácter original del perro o perra, la importancia que le demos al intento de evitar camadas indeseadas y la prevención de algunos problemas de salud que ofrece la castración. Consultad a vuestro veterinario cuál es la mejor opción para vuestro perro si tenéis dudas.

 

Recordad que:

 

Las perras no necesitamos parir al menos una vez en la vida. No pasa nada si no tenemos descendencia. Yo estoy castrada, no he tenido cachorros y no me supone ningún trauma. Soy una perrita completamente feliz y me he vuelto más tranquila que antes de la intervención

La decisión de tener una camada de cachorros debe ser tomada desde la reflexión. No es fácil colocar varios perros con familias responsables y los refugios de animales y las protectoras están llenos de camadas no deseadas o incluso deseadas, que no han podido encontrar familia.

Si no podéis asumir la llegada de los cachorros, es mejor no tener camadas indeseadas.

Y no olvidemos los falsos mitos y razones absurdas de las que os hemos hablado en el post anterior: 

5 razones absurdas para no esterilizar a las mascotas.

 

Y, como siempre, si os ha gustado este post, podéis compartirlo y seguirnos en las redes sociales.
Besos y lametones,

 

Khela the Beagle

 

 

Deja un comentario

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.