fbpx

Beagle Murray, de perro maltratado a “Oficial de Aduanas”



Beagle Murray, de perro maltratado a “Oficial de Aduanas”

 

 

Hace alrededor de dos años el destino de este precioso Beagle parecía bastante negro. Había sido maltratado y encerrado en una jaula durante sus 3 primeros años de vida. 

Intentaron cortarle la cola sin tener que pagar a un veterinario para ello, simplemente la ataron con una cinta para cortarle la circulación y se pudriera, produciéndole gran dolor al animal. Estaba delgadísimo, había sido golpeado brutalmente y le faltaba la mitad de una oreja, por la mordedura de otro perro o puede que resultado de un corte intencionado con un cuchillo. Lo más probable es que siga siendo un misterio.

 

 

 

Dada su gravedad los rescatadores de Murray lo llevaron inicialmente al Centro de Control Animal de Northeast Georgia. Allí le dieron los primeros auxilios, pero estaba demasiado mal para ser dado en adopción.

Así que publicaron su historia en Facebook y por suerte una de las responsables de Alcovy Pet Rescue vio ese mensaje y se hizo cargo de Murray. Tras pasar por el veterinario para curar sus heridas, Murray fue a su casa de acogida. Y allí le dieron el cariño que necesitaba para sentirse seguro y empezar a mostrar su verdadero carácter.

 

MURRAY CONVIRTIÓ SU INSTINTO EN SU “PROFESIÓN”

 

Como es propio de nuestra raza la mayor diversión de un Beagle es olfatear y buscar, y si se trata de comida mucho mejor. Dada su gran afición a olisquear sus padres de acogida pensaron que podría ser una buena idea convertir su instinto en su “profesión” y por ello inscribieron a Murray en el programa de entrenamiento que organiza el Departamento de Agricultura de EEUU, donde recibió una dura instrucción, que sin embargo le ha abierto las puertas de un gran trabajo.

 

Actualmente Murray forma parte del “Beagle Team” que colabora con los oficiales del Servicio de Aduanas que opera en el Aeropuerto Internacional de Atlanta, donde él y sus compañeros perrunos están encargados de olfatear y supervisar las maletas de los viajeros con el fin de detectar mercancías prohibidas, un trabajo donde Murray se divierte y donde destaca por su buen olfato.

 

A nosotros nos ha parecido una historia preciosa y, por eso hemos querido compartirla con todos vosotros. Y porque creemos en las segundas oportunidades, en la importancia de la acogida y la adopción. Porque amamos a los animales y condenamos profundamente el maltrato. Y porque, a pesar de la maldad de algunos humanos, el amor y la entrega de otros junto a fuerza del pequeño Murray, han hecho posible que este Beagle por fin tenga una vida feliz y plena.

Si tu también estás de acuerdo con nosotros, comparte este post en la redes sociales y subscríbete a nuestro blog para seguir leyendo historias como ésta. 

 

Besos y lametones,

Khela the Beagle Khela

 

 

Deja un comentario

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.